viernes, 3 de octubre de 2008

Same life, different persons

Lo que es y no es el erasmus.

Oh my god! Oh my guinness!

Llevo ya casi un mes con mi erasmus, y por tanto estoy en posición de poder contar lo que es y no es el erasmus. Para ello, volvamos un poco la vista atrás, cuando llego febrero apareció la oportunidad de irme de erasmus en mi universidad, yo llevaba ya meses con la idea clara de irme.

Y la razón era evidente, estaba quemado. En una rutina de vida que no me gustaba, hasta las narices de alguna persona y sin posibilidades de aspirar a algo diferente. Durante mucho tiempo escuche eso del erasmus es una experiencia única en la vida, que es un año único e inolvidable, todas esas historias que todos los que estamos en tierras extranjeras este año escuchamos. Porque seamos sinceros, ¿Quién abandonaria por un erasmus una vida en la que fuera completamente feliz? Nadie. Todos los que emprendemos este viaje es porque queremos vivir una vida diferente.

Desde mi punto de vista, y a día de hoy, puedo decir que todo esto es un mito. Aunque claro, es mi punto de vista. Lo que quiero decir, es que mi vida es exactamente igual a como era en Zaragoza, no encuentro diferencias, e incluso en este tiempo he conocido a personas y he vivido situaciones que me recuerdan mucho a la vida pre-Cork. De hecho, hasta algún nombre se me ha escapado llamando a una persona, por recordarme demasiado a otra.

Aún así digo que mi punto de vista es bastante particular en este aspecto, porque el erasmus esta formado por una serie de cosas que pueden impresionar a mucha gente y que a mi sin embargo me suenan a rutina. Me refiero por ejemplo a cosas como conocer a mucha gente, esto podría estar genial, si no fuera porque la última década de mi vida ha sido así por estar tan metido en un mundo donde no para de entrar y salir gente como es el cine.

También es agradable siempre el intercambio cultural, el interesarte y descubrir cosas de otros pueblos y culturas. Pero en eso tampoco es ninguna novedad para mi, para una persona cuyos gustos y aficiones se han decantado siempre hacía una cultura más anglosajona que latina, y a la que no le ha hecho falta conocer americanos y americanas, para saber que la población de EE.UU. son gente muy maja. Estoy citando ejemplos de cosas que he visto por aquí.

Noto aquí también bastante la sensación de soledad. La de estar rodeado de mogollón de personas, ver que entre ellos son como una piña, pero no creer que encajo en este grupo en su totalidad y muchas veces, pensar que encajo menos que los demás. Una sensación que también la sentía en Zaragoza, la de estar sólo rodeado de tanta gente.

La única sensación peculiar aunque no es extraña es que el tiempo pasa muy rápido a la vez que muy lento, es decir, los días pasan rapidísimos, pero cuando miras atrás das la sensación que llevas toda una vida de erasmus, yo no llevo ni un mes, y ya tengo la sensación de llevar un año. Y la persona que conocías un lunes, puede ser ya una gran amistad el viernes. Pero como digo, no me resulta extraño, porque esto ocurre siempre que juntas a mucha gente a convivir juntos, de ahí que alguien inventara Gran Hermano.

En definitiva, no estoy mal en mi erasmus, pero tampoco es esto la releche. Simplemente, estoy igual que cuando estaba en Zaragoza. No añoro mi ciudad, ni tengo ganas de volver, pero tampoco me daría pena abandonar Cork. Supongo que si realmente hay una vida para mi diferente en algún sitio, no es ninguno de los dos sitios o más posiblemente, nunca la encuentre porque no exista.

En fin, esta es mi opinión a casi un mes de erasmus, y puede que sea un pronostico de como será mi vida durante los próximos ocho meses, ya que últimamente parece que este ritmo de vida erasmus no empieza a aportar elementos nuevos, sino que ya empieza a convertirse en rutina. Y nunca me gusto la rutina.

6 comentarios:

Norda dijo...

Ánimo, chico...

Sí que hay mucha gente que dice que el erasmus es la caña, que si esto que si lo otro... pero no deja de ser seguir viviendo en otro sitio. No sé qué te esperabas :P

Disfruta lo máximo que puedas en el tiempo que estés por allí, me parece que es lo máximo que se puede hacer ahora.

Ya encontrarás el lugar donde estés bien del todo, quizás cuando hayas acabado la carrera, o quizás antes, o después. Pero mientras, hay que disfrutar con las cosas pequeñas de la vida.

A lo que te des cuenta ya habrán pasado tres meses.

Esa guinness tiene buena pinta.

-fer- dijo...

Varias cosas:

- En referencia a lo de que todo el mundo que se va de erasmus no es completamente feliz en su sitio de origen, como decirte...es una gilipoyez desorbitada.Me explico.
La idea del erasmus no es la de empezar una nueva vida, sino la de vivir una experiencia que, como todas, te aporte algo y te de una vision diferente de las cosas. A esto se le pueden añadir otros objetivos como el de madurar, mejorar aspectos academicos (de tu carrera, el idioma...),ligar...Pero no olvidemos que el erasmus es una burbuja que dura un año, y que por mucho que te pese, volveras a la rutina, sea en Cork, en Zaragoza o en la patagonia.

- Lo de que aqui haces amigos en minutos es cierto, pero la razon es que aqui todos estamos de erasmus.Pero lo mismo pasa cuando te vas a un campamento de verano,exacavacion...Cuando esto acabe y aunque suene triste, iras perdiendo progresivamente el contacto con las amistades de este año, y seguramente acabaras con tu antiguo circulo de amistades o porque no, haciendo uno nuevo.

- Respecto a que se vive igual que en Zaragoza..¿Tambien empezabas a salir de fiesta el Martes?o mejor aun, ¿Te tenias que ocupar tu de las tareas de casa?

En conclusion, no soy de los que mejor te conocen, pero me da la impresion que te gusta envolver las cosas con aureola cinematografica y por ello tiendes a alejarte de la realidad, mitificandola.El erasmus te puede cambiar la forma en que afrontas la vida, pero no te la va a cambiar. Saludos desde la tierra del whiskey.

Anónimo dijo...

Sinceramente Alberto. Tienes bastante razon en tu articulo pero creo que aun es un poco prematuro para que saques ya tantas conclusiones sobre lo que va a ser tu experiencia erasmus. Como bien dices aun no has hecho un mes y como quien dice estas aun adaptandote y situandote.
Yo de todos modos pienso que todas estas cosas adquieren mucho mas valor una vez pasadas y con el tiempo. Creo que vas a tener muy buenos recuerdos y grandes experiencias pero que no te daras de cuenta de ello hasta que no vuelvas. Esto es como se decia antes de la Mili. Que nadie queria hacerla pero con los años todo el mundo te contaba que fue donde mejores amigos hizo y mejor se lo paso. Pienso que esto se valora con los años. Eso es todo.
Un saludo y a ligar.... xD
Rubén

Alberto dijo...

Respondiendo...

Para Norda:
Ojala encuentre algun dia el sitio donde mas comodo estar. Gracias por los animos ;-)

Para Fer:
Cuando vuelvas del erasmus, tendras una segunda vida, lo quieras o no. Porque tendras una larga colección de historias y amigos de los que no podras hablar con nadie porq tus amigos de España no lo hayan vivido contigo dia a dia. Dos vidas en una.

El erasmus supone romper con una rutina y empezar algo nuevo que como dices tu solo dura un año, si estas contento con tu rutina, no te irias de erasmus. Pero ojo, no lo digo por ser "el erasmus", es valido para todo. Conozco una persona que un dia decidio dejar toda su vida en Zaragoza para irse a Londres a la aventura. Cualquier acto de este tipo es una señal de romper con el presente, aunque vuelvas, aunque sea solo por un año.

En lo de los amigos te doy toda la razón, sip, es como en un campamento y se iran perdiendo seguro, sobretodo aquellos mas lejanos.

Sobre lo de igual vida en Zaragoza. Analiza lo que acabas de decir, que si también salia de fiesta un Martes. Piensa en eso. ¿Por que no sales de fiesta un martes en Zaragoza? ¿Por que nunca nadie decia en la uni, vamos a salir de fiesta entre semana? ¿O vamonos el finde de viaje? Es simplemente porque nadie tiene ese estilo de vida, pero cuando estas de erasmus, parece como que hay que tenerlo.

Yo cuando estoy en Zaragoza, hay fines de semana que hago lo mismo que uno laboral, y hay dias laborables que hago lo mismo que un fin de semana. Me parece estupido no poder quedar por ejemplo un martes por la noche, porque al dia siguiente sea laboral. Si te gusta ese estilo de vida, no lo dejes en Glasgow cuando cojas el avión.

Y en cuanto que me tenia que ocupar de las tareas de casa... ¿Eso lo ves como una mejora con el erasmus?

Finalmente, no creo que envuelva las cosas en una aureola cinematografica, mas bien romanticista, y eso si que no te lo niego, que siempre he sido y soy asi. Soy bastante emocional. Pero supongo que como lo asocias al cine, esta como mal visto, parece que a este arte le faltan 1000 años más para que se valore tanto como la literatura. Pero bueno, por si te vale, también leo de vez en cuando las leyendas de Becquer o El principito. Por ello, yo creo que la palabra es "romanticista" y no "cinematografico".

Y en cuanto a lo ultimo que has dicho. Cambiar la forma de afrontar la vida o cambiarte la vida, es en definitiva lo mismo. ¿No crees? Si cambian tus acciones, cambian los hechos.

Joer tio, vaya discursos mas largos tenemos de vez en cuando por mi blog. Mira a ver si te abres uno, y los escribes ahi también, que esta bien tener conversaciones de este tipo ^^.

Por cierto. Ya te aviso, RyanAir ha provocado invasion Corkiana a Glasgow el proximo (creo recordar) 17 de Noviembre. Vuelos a 1 euro. Yabadabadoo! Asi que a ver si podemos quedar un ratillo cuando pase por ahi.

Para Ruben:
Si, puede que esto sea como la mili. Hace no mucho mi abuelo estaba contando historias de la mili y precisamente dije "esto de la mili es el erasmus que tenian nuestros abuelos".

Javifields dijo...

hola, cierta tendencia a la dramatización ya tienes ya... quizás la vida sea un erasmus permanente, y quizás la gracia esté en aprender a disfrutar cada cosa nueva de esa vida erasmus y no buscar un lugar/estado permanente... erasmus = búsqueda, vida = búsqueda, quién sabe... pásalo bien cuando se pueda :-)

shinobiHitokiri dijo...

¿De nuevo ahogándote en un vaso de agua (bueno, ahora en una Guinness, que es mejor)?
Mira macho, el Erasmus es, como dice Mat, una burbuja en tu vida de la que tienes que aprovechar a conocer gente, a tener una visión más abierta del mundo y a aprender inglés (o el idioma que se hable por los lugares en los que vivas, aunque yo paso de aprender este idioma del Averno). ¿Que tendrás muchas historias que no habrás vivido con tus amigos cuando vuelvas? Evidentemente, pero también las tendrán ellos y, si tienes más de un círculo de amistades, también las tienen de los días que no sales/quedas con ellos.
Y lo de los amigos... es más que probable que acabes perdiendo las amistades que hagas en el Erasmus. Joder, es difícil mantener las que haces en el colegio cuando vas al instituto pues imagina si además viven a tomar por culo...
Y sí, en Erasmus también hay rutina, pero igual que la hay en vacaciones, durante las clases, en Zaragoza o en Sebastopol. Evidentemente no es como la de Zaragoza, básicamente por las, digamos, responsabilidades del día siguiente, o por la hora a la que uno se va a dormir (si uno sale a las 9, y vuelve a casa a las 2 o las 3, es capaz de levantarse a las 8... prueba a hacerlo llegando a casa a las 6 ;D). Y a mí también me parece absurdo no quedar un martes por la tarde, pero "salir de fiesta"... no sé a qué horas volverías tú de fiesta ¬¬ (insisto en el paréntesis anterior).
Por último, tu vida va a cambiar cada año que pase. Asúmelo. Cambiará el año que viene (aunque no te hubieses ido de Erasmus) por el hecho del proyecto. Cambiará el siguiente por el hecho de ponerte a trabajar. Y así hasta que te mueras, nene.
Alé, con Dios, Alá y cuantos dioses más queráis añadir (es lo malo del contacto con otras culturas, que te acaban diciendo muchos)
PS: A mí sí que me decían mis amigos de salir de fiesta un martes... jodidos parados... xD
PS2: "El principito" es una puta mierda (si no lo digo reviento).