domingo, 15 de marzo de 2009

Cork from the Top

Subiendo a Shandon
Esto que tengo a mis espaldas es Shandon

Cuando la gente venia a visitarme a Cork, siempre tenía un problema, y es que esta ciudad no es turística, por lo que siempre había que desplazarse fuera. Sin embargo, hace no mucho, descubrí un atractivo turístico en la ciudad al que decidí pasarme una tarde primaveral (Si, en Irlanda, ya es primavera, usan el calendario celta, por tanto la primavera empieza el 1 de Febrero).

El lugar en cuestión se llama Shandon, y esta cerca del museo de la mantequilla (otro de los estúpidos sitios de Irlanda al que tal vez algún día acabare visitando). Es un campanario, y la gracia esta en que no esta en uso.

En su lugar, se usa para los turistas, y básicamente tiene tres niveles. El primero de ellos es un lugar donde están las cuerdas para tocar todas las campanas. Llama la atención la partitura de "The final countdown" de Europe.


El segundo nivel es el campanario en si. A medida que vas subiendo te dan cascos protectores, para proteger los oídos y entrar en este infierno de campanas, palomas y excrementos de palomas.

Y al llegar arriba, tienes la oportunidad de contemplar todo Cork desde las alturas. Al ser una de las construcciones más altas y jugando con la ventaja de que en Irlanda todo se construye a lo ancho y casi nada a lo alto.

El grande de John contemplando Cork desde las alturas

Y esto es más o menos lo que puedes ver desde arriba. Así que mis disculpas a todos aquellos que cuando pasaron por Cork no los lleve a ningún sitio turístico, pero no sabía de esto, y lo más gordo es que veo la torre de Shandon desde mi ventana todos los días.