jueves, 11 de septiembre de 2008

Esta es mi despedida

Time to say goodbye.

Hoy es el día, en tan sólo horas marcho a Barcelona para coger esta noche un vuelo a Cork (en concreto a las 21:20h), el que será mi destino Erasmus durante los próximos 9 meses. Este blog entonces posiblemente se vaya transformando poco a poco en el diario de un Erasmus. Un Alberto's Cork, como en su momento dijeron algunos compañeros de carrera.

Decir "Adiós" nunca es fácil, es algo triste y más en estas circunstancias. Es como si estuvieras "editando" tu vida, cogieras las tijeras y zash! cortaras el fotograma justo en el momento actual. ¿Dónde esta el resto de la película donde empalmar? No se ha rodado todavía, y no hay ni un guión escrito.

Lo lógico es que volviera, me faltará el proyecto fin de carrera cuando acabe el curso. Pero cuando me preguntan ¿Qué vas a hacer cuando acabe el año Erasmus? Siempre respondo un "No lo sé" y es que creo que es la única respuesta sincera que podemos dar todos los que nos vamos de Erasmus. He podido observar como es una experiencia que cambia mucho a la gente, a fin de cuentas es como vivir una segunda vida, una vida en la que no estará nadie que hayas conocido en la anterior. Y los que mejor me conocen, saben que no me hacen falta muchas razones para quedarme en algún sitio indeterminado del mundo, o que no me hubieran hecho falta tampoco muchas razones para haberme quedado y nunca haber rellenado el primer papel para esta aventura.

En estos días he dicho muchas veces adiós, me he despedido de mucha gente, la verdad es que de más de la que esperaba despedirme. Cuando alguien te dice "Adiós" es fácil saber si realmente te lo dicen de corazón, si te van a echar de menos. Con sólo mirar a los ojos a esas personas, sabes si de verdad sienten esa despedida, al igual que mi mirada me delatara de la misma forma. No hace falta decir quienes son esas personas, porque ya lo saben y para ellas, va esta canción que llevo unos días poniendo en "Hoy suena en mi cabeza":


En fin, como dice la canción de Andrea Bocelli: "Time to say goodbye". Y así redacto mis últimas lineas desde Zaragoza. La próxima vez que leáis un artículo en este blog, vosotros lo leeréis en un la misma silla de siempre, pero yo lo redactaré desde un mundo totalmente nuevo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Simplemente decirte:

Que la fuerza te acompañe en tu nueva etapa mi joven Jedi y amigo! ;-)

Rubén

Adriwankenobi dijo...

Que encuentres muchas pelirrojas buenorras con trencitas y ojos verdes, padres ricos dueños de granjas de ovejas, y con vestidos estampados a tréboles.

Y si eso, te acercas y les saludas de mi parte. ^^

Adriwankenobi dijo...

Y esa cabecera? ^^

Anónimo dijo...

¡Qué envidia!
Una cosa que me pesa sobremanera es no haberme ido de Erasmus cuando estaba en la universidad.

-fer- dijo...

Espero que vaya bien en el aclimatamiento, que sin duda es la parte mas dificil. Si que es cierto que cuando llegas aqui es un mundo nuevo, pero tampoco te pasas de darle magia a la cosa xD. En españa cuando andas por la calle te cruzas con cantidad de gente que se ha ido de erasmus, y lo tienen como una experencia bonita ( y es asi), pero no les suele cambiar la vida. Veo influencias cinematograficas en tus post del erasmus.Lo cual no esta mal e. Pero creo que a las cosas no hay que envolverlas de tanto "dramatismo". Aprovecha el erasmus y si realmente para ti supone el nuevo mundo, enhorabuena ;=)

shinobiHitokiri dijo...

Bah... mucho tremendismo. El cambio no es tan grande, que no te vas a EEUU o a Japón. Estás a una hora de diferencia horaria (vamos, que nada de JetLag) y puedes hablar con tus padres-amigos-novio/a todos los días gratis.
Y por la gente, lo de siempre, al principio mucha relación insustancial pero a los pocos días (o el primero) ya tendrás colegas por allí, que en general las universidades suelen hacer jornadas de introducción, precisamente con ese motivo.
Así que menos tremendismo, que lo único realmente duro es aclimatarte al horario, hacerte a escuchar y hablar inglés todo el día (al menos hasta que empieces a ver españoles, que será el primer día) y a salir 5 o 6 días a la semana (o 7, depende de la semana). Eso y los precios, claro.

AnDrEa dijo...

Pero tío, q te vas de Erasmus, q no te vas a la guerra!! Q te lo vas a pasar de maravilla!! Y a la gente q dejas... tampoco valemos tanto como para q nos eches mucho de menos, jeje. Yo te lo digo desde la pequeña pre-experiencia q he tenido y... en cuanto dejas Barajas o El Prat, se te borran de la memoria todo tipo de recuerdos españoles... (bueno, del novi@ un poquito sí q te acuerdas!). Pero te pasas el día sin tiempo de echar de menos ni de recordar, sólo vives nuevas experiencias, nueva gente, viajes, fiestas, barbacoas, ... Y te lo vas a pasar genial! Así q empieza a cambiar un poco el chip y a disfrutar!!!