viernes, 12 de septiembre de 2008

Enjoy the flight!

La cuenta atrás llego a CERO. Chavaleria, estoy en Cork.

Ayer tuve uno de esos días que nunca acaban, empecé mi Erasmus. Te levantas, acabas de hacer la maleta, te montas en el coche y te vas para la carretera hasta Barcelona, ahí vas al mostrados de facturación y es donde empieza la diversión.

En un viaje como este cuentas con que el sobrepeso de equipaje es algo normal, y que tienes que pagar. Pero ayer, un tío de Aena vino muy majo a alegrarnos el día a todos. Me hizo pesar también el equipaje de mano, algo que nunca me habían hecho. Y tenía sobrepeso en los dos equipajes: el de facturar (24 kilos sobre los 20 permitidos) y el de mano (10 kilos sobre los 7).

Y no me dejan subir más de 7 kilos al avión. Resultado de la jugada: sacar el portátil, el disco duro y la cámara de fotos de la mochila y facturar todo lo demás. Lo que conlleva tener que llevar todo en una bolsa cutre y traducido en euros es:

(4 kilos de la maleta + 4 kilos de la mochila) x 9 euros + 18 kilos por facturar otro equipaje...

...hacen un total de 90 EURAZOS. Y un capullo de Aena que se va feliz a casa.

Por lo menos me sirvió para subir al avión enfadado y así calmar los nervios del momento.

Pero bueno, era normal que algo pasara. Saliendo el 11-S, con mi vuelo nº 13 y además teniendo como número de vuelo el 869 (8+6+9 = 23, el número chungo). Y no es que me guste la numerología, pero es que el vuelo salio con 45 minutos de retraso y había que matar el tiempo pensando tonterias.

Lo más espectacular de todo, la llegada. Cork es impresionante desde el cielo iluminada, reflejandose en la costa y viéndose todas sus calles y puentes. Siempre aterrizar de noche en una ciudad tiene su encanto especial.

Llegue hasta mi residencia en Taxi y aquí gracias una chica que entraba para la residencia, le pedí que me llamara a los guardias. Hablar por teléfono en inglés me resulta más complejo. Entonces, esperas ver al típico guardia irlandés pelirrojo, pues no, era negro y su inglés era imposible de entender del tipo "yes, man", "what's up?" y encima me decía "your english is weak" Fine, brother.

Mi habitación es espectacular, es enorme, aunque esta primera noche ha sido espantosa. Tener que acostumbrarme a una nueva cama siempre me es duro, pero esto tenía que añadirle que no tenia almohada, que la calefacción estaba estropeada y que hacía mucho frio y estaba tiritando.

Hoy día de compras para evitar repetir estos hechos, así que me voy rápidamente a por un edredón antes de que me cierren las tiendas.

9 comentarios:

Milagros dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
shinobiHitokiri dijo...

Nosotros el primer día desde Copenague tardamos el maravilloso tiempo de 3 putas horas desde el autobús hasta que entramos en nuestros gloriosos containers de papel, en metro y bus. Y de lo poco que recuerdo de ese día es que al llegar no tenía cena, y en mi habitación no había ni edredón ni almohadas. Una gozada, oiga.
Pero el primer día siempre es jodido.
Y en cuanto al aterrizaje, si vienes para acá ya verás qué pasada que es, porque das la vuelta a todo Copenague, ya que el aeropuerto da hacia Suecia (de hecho, ves el enorme puente que une Copenague con Malmoe).
Hala pues, ya puedes ir conociendo mozas por si nos da por ir a Cork y dormir calentitos, que yo me piro a beber.

Artemisa dijo...

Hola Alberto!!

Que rápido has actualizado el blog!! XD

Me alegro que te fuera muy bien el vije, las visatas deben de ser muy bonitas...

Espero tus próximas aventuras en Cork ;)

Muchos besos y suerte!!
Eva

redjhawk dijo...

90€....xD
Si es que hay que pesar las cosas antes de irse... Yo lo hice y funciona...

En facturación me pasé por 1kg:D

Kurace dijo...

Por si acaso, voy a utilizar la báscula para pesar y ver cómo organizarlo...

Así no hay sorpresas de última hora. Aunque me da que para facturar tendré algun problemilla.

Saludos.

Kurace dijo...

Por cierto, me he encontrado la sorpresa siguiente en el aeropuerto de Zaragoza.

- No hacen pesar el equipaje de mano (raro raro O_O).
- Creía que eran 10 kilos, pero si estabas en el Prat, me parece que no es Ryanair. Pero 7 me parecen muy pocos (ya el portátil pesaba 4 kilos y medio).
- Hay gente que se ha pasado con el peso y no les ha cobrado de más (ha sido un kilo, en algún caso hasta 3 y no han pagado el exceso).

Saludos.

Kurace dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kurace dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kurace dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.