miércoles, 19 de mayo de 2010

Rich life in Istanbul

Ha pasado más de una semana desde que estaba en el aeropuerto de Barajas intentando regresar a casa. Mi viaje de 6 días por Estambul había llegado a su fin, sin embargo, ningún viaje llega realmente a su fin hasta que escriba mi relato aquí, así que a ello voy.

El viernes 7 de Mayo de 2010 empecé la aventura, un viaje de muchas horas que me llevaría a la famosa ciudad de Turquía: Estambul. La razón de porque iba era simplemente impresionante, había sido seleccionado para asistir a una conferencia sobre la integración de la Unión Europea y Turquía. En este punto, tengo que reconocer que me esperaba un viaje gratis a Estambul y poco más, sin embargo la sorpresa fue mayuscula.

Pocos días antes del evento iba llegando la información: estaríamos en un hotel de 5 estrellas, con jacuzzi, piscina, tendríamos cenas de gala y fiestas toda la noche, incluso una fiesta en ferry en el Bósforo de Estambul. Relatarlo parece impresionante, vivirlo aun más.

No todo el mundo puede vivir la experiencia de sentirse rico por unos días, yo pude sentirlo en Estambul. Al llegar y tras haberme encontrado a un polaco en la cola del visado que iba al mismo evento que yo, nos esperaba un pequeño turco con un cartel para recogernos. Poco después estábamos en el Movenpick Hotel, uno de los mejores de la ciudad y que como ya he dicho cuenta en su sótano con piscina y jacuzzi, lugar al que íbamos a relajarnos cada vez que teníamos un poco de tiempo.

Y entonces nos llevaron a cenar, el sitio era una terraza en la Universidad desde la que se podía apreciar unas increíbles vistas del Bósforo de Estambul mientras cenabas al aire libre. Este se convertiria en el sitio de nuestra comida al día siguiente también.

Todo era lujo y aunque la conferencia fue bastante aburrida y poco productiva. Eso de que nos expliquen a gente como nosotros lo que es el programa Erasmus o el EVS cuando estamos metidos en asociaciones que fomentan la movilidad internacional, resulta un poco bastante estupido.

La noche del sábado tuvimos una fiesta en un ferry que cruzaba una y otra vez el puente del Bósforo. La mezcla cena de gala con Bósforo de Estambul suena genial, la mezcla de alcohol y movimiento del barco... no tanto :-P.

Sin embargo, el apoteosis del evento llego al día siguiente. Con otra fiesta, en una terraza impresionante, de nuevo con vistas al puente y con un concierto en vivo de un grupo que hacia versiones turcas de temas populares. Era genial, os dejo aquí un enlace para que lo veáis.


Fue entonces cuando nos apareció una mujer de Bruselas y nos dijo que habría una sorpresa. No me lo podía creer, era el día de Europa y querían iluminar el puente con los colores de Europa: azul y amarillo. Para ello, cuatro de nuestro grupo pulsarian un botón al acabar una cuenta atrás: 10...9... 8... 7... y todo esto estaba siendo retransmitido en directo por la televisión turca.

....

WOW!

He alucinado con este evento y me parece increíble que se dediquen un gasto tan grande a una conferencia. Sólo el hotel costaba más de MIL EUROS por persona. En un mundo en crisis y una Europa intentando rescatar a Grecia ¿Hay tiempo y dinero para organizar algo así? ¿Realmente es necesario? La verdad es que no me puedo quejar, realmente lo he disfrutado y si por este momento de moralidad que estoy teniendo, no hubiera ido, nada hubiera cambiado, otra persona hubiera disfrutado mi plaza...

Y pensándolo bien... ¡Qué diablos! He visto durante varios años como varios de mis amigos y compañeros viajaban por 3 semanas al extranjero mediante unas injustas becas que nos dejaban a los demás tener un verano de piscina y frigopíes. Ya era hora que me tocara a mi algo ¿no?

El viaje continuó por dos días más, pero eso ya... es parte de la vida de pobre en Estambul.

1 comentario:

Manu dijo...

Di que si, me ha encantado la ultima frase! Odio las becas de tres semanas que no saben ni a quien se las dan! Que te quiten lo bailao!